Uno de los usos del Puerto del Pico ha sido históricamente el paso del ganado en lo que se denomina trashumancia. Consiste en llevar el ganado desde el norte de Gredos hasta las tierras de Extremadura en los meses de invierno para evitar las bajas temperaturas de la zona. En primavera este ganado regresa a los aún verdes campos de Gredos tras la época de sequía en tierras extremañas.

Su recorrido se encuentra dentro de la Cañada Occidental Leonesa como paso para el ganado y también para las carretas de la Real Carretería, transportando madera a Sevilla, donde era embarcado en los barcos, y volviendo cargadas de sal principalmente para las regiones al sur de Gredos.

Volver